Toda guardería o estancia infantil debe promover la lactancia materna, orientar a las madres sobre las ventajas de esta alimentación, e informar las alternativas que hay para que continúe con la lactancia. Te explicamos cómo manejar eficientemente tu área de lactario.

Lactancia materna directa

  • Informa los horarios disponibles para que las madres puedan acudir a alimentar a sus bebés.
  • Deberá registrar su asistencia en una libreta anotando el nombre del niño, sala, hora de lactancia y fecha.
  • A los pequeños de 6 meses de edad en adelante se les proporcionará primero el alimento sólido y después la lactancia materna.
  • La lactancia directa se efectuará en la sala de usos múltiples de lactantes.
  • Se proporcionará vaso o cuchara, para los pequeños que así lo requieran.

Lactancia materna indirecta

Las madres trabajadoras que no puedan asistir a lactar en la guardería, se les podrá dar esta opción, considerando:

  • Que las mamás entreguen los biberones etiquetados con el nombre completo del bebé, la sala de atención, hora y fecha de extracción.
  • Las mamás de niños de 12 a 24 meses solo podrán entregar un biberón con leche materna para el desayuno y, de ser el caso, uno para merienda.
  • De no ser suficiente la leche materna se complemente con fórmula láctea o leche entera según corresponda a la edad de los niños.
  • Notificar al personal correspondiente cuando la madre contemple ya no acudir a alimentar al bebé.

Recepción y preparación de biberones

  • El personal de lactario es el encargado del control de biberones y suministro de fórmula.
  • La leche materna y la leche entera se calienten de manera uniforme a baño maría
  • Verifica que las mamilas tengan los datos del bebé y acomodar los biberones en el área destinada.
  • Revisa que todos los biberones se encuentren en buen estado, limpios e íntegros. En caso de encontrar alguna anomalía, pedir a la madre que reponga el utensilio.
  • Una vez que terminó la hora de alimentación, el personal de lactario debe recoger los biberones sucios para su higiene.

Preparación de fórmula

  • Verifica el cálculo para la preparación de fórmulas lácteas.
  • El agua para la preparación de todas las fórmulas lácteas e hidrataciones debe hervir durante mínimo 10 minutos.
  • Al momento de emplearse para rehidratar las fórmulas debe estar a una temperatura de 70°C o más.
  • La temperatura del agua se comprobará mediante un termómetro esterilizado.
  • Utiliza diferentes recipientes marcados para realizar la mezcla de cada fórmula.
  • Los biberones deben servirse con la cantidad especificada en el mosaico de menús por régimen.
  • Las fórmulas lácteas se deben identificar con capuchón de diferentes colores o con etiquetas de acuerdo a la dilución o tipo de fórmula láctea.

Limpieza en área de lactario

  • Remoja durante media hora las partes del biberón en agua tibia con solución jabonosa y cloro, colocando por separado la botella de la tapadera, de la mamila y de la rosca.
  • Lava las superficies exteriores e interiores de la botella utilizando escobillón, enjuaga perfectamente y verifica que no queden residuos de alimento o detergente.
  • Deja escurrir boca abajo en una superficie limpia.
  • Lava con escobillón las superficies internas y externas de las mamilas, roscas y tapaderas, vigilando que penetre el detergente por el orificio de la mamila.
  • Coloca las botellas en posición horizontal en una olla agregando agua necesaria para cubrirlas e iniciar el proceso de ebullición.
  • Deja escurrir los biberones boca abajo en una superficie limpia y enseguida taparlos y almacenarlos.

 

Fuentes:

Guía Técnica del área de nutrición en centros de atención infantil, DIF Jalisco.

Manual de Servicio de Alimentación, Dirección de Prestaciones Económicas y Sociales Coordinación del Servicio de Guardería para el Desarrollo Integral Infantil.

Compártelo Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone