Tener un plan regular de mantenimiento de tu guardería te ayudará a evitar desperfectos mayores que podrían representar riesgos de accidentes. En esta lista te explicamos qué actividades de supervisión debes hacer y cada cuándo.

Mantenimiento mensual

  1. Si cuentas con sistema de calefacción, ventilación o aire acondicionado, inspecciona los filtros para evaluar si es necesario cambiarlos. Aunque los expertos sugieren que los cambios se hagan trimestralmente, en época de mucho polvo podría necesitarse hacer de manera más frecuente. Esto ayudará a disminuir alergias.
  2. Inspecciona el extintor. Esta revisión no requiere mucho, asegúrate de que tiene fácil acceso, que no está bloqueado, que el indicador muestra una presión adecuada, y que no tiene signos visibles de desgaste.
  3. Prueba los detectores de humo. Si estos sensores tienen botón de prueba, verifica que la alarma suene, de lo contrario reemplaza las pilas y prueba nuevamente. Si todavía no suena, es posible que haya corrosión en el terminal de la batería, y no detectará las baterías nuevas. Límpialo e intenta de nuevo. Si todavía no funciona, es probable que necesite un detector nuevo
  4. Limpieza profunda. Desde electrodomésticos, hasta pisos, paredes, material didáctico, mobiliario infantil, cortinas o persianas.
  5. Limpia los drenajes de cocina y baños. Utiliza los productos especializados del mercado.

La inspección trimestral

  1. Verifica el buen funcionamiento de cerraduras, manijas de alacenas y estantería.
  2. Revisa que todo el mobiliario de resguardo esté empotrado correctamente a la pared y no tenga tornillos sueltos.
  3. Identifica posibles fugas de agua en baños y cocina.
  4. Inspecciona problemas de insectos. Muchas de las actividades recreativas que hagas en primavera y verano serán en el exterior. Asegúrate de no tener hormigueros o nidos de otros insectos peligrosos.
  5. Aprieta las manijas, perillas, contactos de luz. Inspecciona cualquier cosa que pueda tener un tornillo flojo.

Seguimiento semestral

  1. Verifica la válvula de presión del calentador de agua. Esto evitará la acumulación de sarro, lo que protege contra fugas. También ayudará a que el calentador funcione eficientemente.
  2. Reemplaza las pilas de sensores de humo. Si bien la revisión mensual te ayuda a detectar averías, las pilas deben cambiarse cada seis meses para evitar fallas.
  3. Repara o cambia los vidrios dañados. Si están agrietados por un ventarrón, representan un riesgo para los niños.
  4. Cualquier escalón roto, mosaico o azulejo flojo debe ser reemplazado. Estos pequeños desperfectos ocasionan tropezones y caídas.

Mantenimiento anual

  1. Inspecciona el exterior de la guardería. ¿Hay alguna pintura desgarrada? ¿Hay algún revestimiento dañado desde el invierno o temporada de lluvias? ¿Hay alguna fisura o grieta? Haz las reparaciones necesarias.
  2. Verifica que las ramas de los árboles no interfieran con las líneas eléctricas. De lo contrario acude a las autoridades correspondientes para solicitar una poda.
  3. Con ayuda de profesionales, inspecciona las instalaciones eléctricas, de luz y de agua, para corroborar su buen funcionamiento.
  4. Depuración. Aprovecha el fin de ciclo para reciclar, donar y tirar lo que corresponda en tu bodega. Recuerda que tener acumulación de papeles, materiales y juguetes puede representar un riesgo de plagas o incendio.

Lee aquí cómo mantener tu bodega en orden

Con esta sencilla guía de mantenimiento, mantendrás tus instalaciones en óptimo funcionamiento, al mismo tiempo que reduces riesgos de accidentes.

Grupo Mexicano de Seguros S.A de C.V. se reserva el derecho de la información, imágenes, colores, diseño y logotipos utilizados en el presente boletín, por estar protegidos por los derechos de autor correspondientes, por los que se encuentra prohibida su utilización para fines distintos de los propuestos en el boletín.
Compártelo Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone